Pequeño Pepito Grillo, qué haría yo sin ti

Pepito Grillo es nuestra conciencia. Todos tenemos una mente subjetiva que nos ayuda a comprender las cosas de mil maneras diferentes. Es la que nos ayuda a diferenciar el bien del mal y, sobre todo, a tomar decisiones que nosotros mismos cuestionaremos una y otra vez.

Mi pequeño Pepito Grillo es aquella voz interior que de vez en cuando me da consejos sobre cómo hacer las cosas, mi Pepito Grillo además, tiene sus propias ideas y a veces no tienen nada que ver con las que dicta mi corazón.

¿No os ha pasado en muchas ocasiones que te sientes perdido ante la toma de una decisión porque vuestro Pepito Grillo, os dice lo que deberíais hacer según la razón y vuestro corazón os dice lo contrario?

Alejandro Magno decía:

Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y nuestras pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea

Lamentablemente hay muchas personas que no escuchan a Pepito, él siempre está ahí, de forma invisible, pero requiere de nuestra atención. Pepito es una pequeña semilla que necesita ser alimentada para poder crecer y convertirse en ese gran árbol que extenderá sus raíces y germinará.

El objetivo de este post es ayudaros a encontrar a vuestro Pepito Grillo, ¿por qué? Porque solo dentro de vuestra cabeza y corazón están las respuestas que buscáis.

 

¿Cómo podéis hacerlo?

 

1. Acéptate como eres: nadie puede sentirse bien si no se acepta tal y como es, con sus defectos y sus virtudes. La aceptación de uno mismo es el primer paso para la “Superación Personal”

 

2. Conócete a ti mismo: como dice Jorge Bucay:

“solo sabiendo quiénes somos podremos empezar a ser mejores para nosotros mismos y para los demás”.

 

3. Aprende a ser feliz: gestiona tus emociones de tal manera que el llanto se convierta en sonrisa y el miedo en un reto.

 

4. Toma decisiones: La vida son decisiones que nos sitúan donde estamos. Mejores o peores, gracias a ellas somos lo que somos y podemos estar orgullosos de ello.

 

Recuerda: ¡Lo mejor para sentirse bien, es ser uno mismo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.