Hoy es el día ideal para empezar a vivir tus sueños

El día a día, el estrés, la rutina, hacen que nuestros sueños se evaporen, se desvanezcan lentamente…que lleguen a perder la fuerza con la que soñábamos con ellos. Hacen que los veamos como un imposible, un sin sentido tan difícil de alcanzar como el que alza la vista y desea tocar las estrellas.

Estoy segura de que más de uno sabe a lo que me refiero, que se siente identificado con mis palabras. No te de vergüenza, a mi me ha pasado y lo admito.

La única diferencia entre nosotros, es que gracias a mi formación profesional he llegado a replantearme muchas cosas. He revisado mi pasado, analizado mi presente y esto me ha hecho llegar donde quiero estar. He tenido mucho miedo a enfrentarme a mi futuro, a replantearme cosas en las que jamás había pensado…Pero son todas esas cosas, son las que hoy me hacen afirmar que he conseguido lo que tengo gracias a mi superación y mejora personal. Esto me ha convertido en una persona feliz por haber sido capaz de lograrlo.

¿Pero qué pasa cuando se nos olvidan nuestros sueños?

Llega un momento en nuestras vidas, que nos olvidamos de los sueños que teníamos cuando éramos adolescentes, los retos a los que nos gustaba enfrentarnos, lo que deseábamos cuando éramos niños.

¿Quién no ha querido ser un gran futbolista o una cantante de éxito? Mi sueño con 5 años era ser peluquera y cantante y mírame ahora soy coach, psicóloga y pedagoga, mucho que ver no tiene, ¿verdad?

Conforme pasan los años, esos sueños, se convierten en retos, retos personales que nos planteamos constantemente y que nos hacen mantener el optimismo durante un periodo de tiempo. Pero conforme van pasando los días, se van convirtiendo en imposibles hasta que desaparecen.

En una ocasión, cuando mi mayor reto personal estaba en pleno auge, alguien me dijo que no entendía cómo podía mantenerme tan optimista con lo que tenía encima. En su momento el comentario me sentó muy mal, yo sabía que mi situación no era la idónea para conseguir lo que pretendía, pero ¿siendo pesimista tendría mejores resultados? Soy una persona optimista y elijo esa aptitud para enfrentarme a mi vida.

Porque hoy es el día ideal para empezar a vivir tus sueños. Yo te marco el camino, yo te digo como hacerlo.

Hay cuatro cosas que te ayudaran a conseguirlos:

  1. No tengas en cuenta la opinión de los demás

La mayoría de las personas somos de forma inconsciente dependientes emocionales, ¿qué quiere decir esto? Pues es muy fácil, dependemos de la aprobación de otras personas para estar seguros de lo que hacemos.

Ser dependiente emocional, limita la posibilidad de llegar a lo que queremos por miedo a que no sea de aprobación popular. Esta actitud ante la vida, lo único que nos ofrece es la imposibilidad de llegar a lo que queremos y a cumplir nuestros objetivos.

“¿Que te vas a cambiar de trabajo para irte de profesor de buceo a las Islas Mauricio? ¿Pero tú en qué mundo vives? ¿Cómo vas a dejar un trabajo fijo por esa locura?….

Tienes que tener en cuenta que: “Las personas que no cumplen sus sueños suelen decirles a los demás que no cumplirán el suyo”

  1. Piensa en las cosas a las que puedes renunciar. 

Una vez que decidimos emprender un sueño, tenemos que renunciar a muchas cosas. Un trabajo seguro, una vivienda, etc… además, cuanto más grande es nuestro sueño mayor es el número de cosas que tenemos que dejar en el camino.

Lo que puede ayudarnos, llegados a este punto, es hacer una lista con todo aquello a lo que tengo que renunciar y compararla con lo que obtendría si consigo alcanzar mi objetivo.

Nadie dijo que alcanzar nuestros sueños fuera fácil, todo lo contrario, es un camino difícil y largo sin la certeza de llegar a tu objetivo final.

  1. Sal de tu Zona de Confort 

Aunque nos cueste admitirlo, preferimos seguir con nuestra rutina que enfrentarnos a los que nos gustaría hacer. ¿Por qué?, por estamos seguros, cómodos, porque el no saber qué va a pasar mañana nos genera malestar, incertidumbre y desconcierto.

Tenemos que admitirlo, tenemos miedo a enfrentarnos a situaciones desconocidas. Estamos muy cómodos permaneciendo en nuestra zona de confort.

Pero, ¿Qué pasa si salimos de nuestra zona de confort?…

  1. No tengas miedo a fallar.

A nadie nos gusta fracasar, hay que ser sinceros. Pero si temes fracasar, tampoco cumplirás nunca tus sueños.

Si quieres cumplir tus sueños, no debes arrepentirte de las decisiones tomadas, más vale arrepentirte de lo que has hecho que de lo que nunca tuviste valor a hacer.

2 Comments

  • Lidia Eva Pineda 7 junio, 2017 at 3:53 am

    Me parece excelente, quiero lograr mis sueños

    • Coach 19 junio, 2017 at 7:00 pm

      Hola, Lidia.
      Con esa actitud, ya has dado el primer paso.
      Espero que disfrutes del curso.

      Un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.